04/23/13

TORSION TIBIAL INTERNA

Trastorno rotacional de miembros inferiores.

TORSION TIBIAL INTERNA (TTI):

Torsión tibial interna se refiere a la tibia internamente rotada con respecto al peroné. Como consecuencia, el maleolo externo se observa adelantado con respecto al interno. (foto)
Se presenta con frecuencia en los niños recién nacidos, y dos tercios tienen afectación bilateral.


La torsión tibial interna, es la causa más común de una marcha con la punta de los pies hacia la línea media, junto al metatarso aducto y la antevesión femoral.

Afecta a niños y niñas por igual, y es a menudo asimétrica con el lado izquierdo más afectado que el derecho. La causa se cree que es la posición intrauterina, dormir en decúbito prono después del nacimiento, y sentarse sobre los pies. El niño con torsión tibial interna camina con la rótula hacia el frente y los pies apuntando hacia adentro.
Esto resulta en un ángulo de  progresión interno del pie, durante la marcha y un ángulo interno, pie/muslo.

La torsión tibial interna mejora con el tiempo, contrariamente la torsión tibial externa (menos frecuente),  empeora porque la progresión natural, es a incrementar la torsión externa.
La capacidad de compensar la torsión tibial depende de la cantidad de inversión y la eversión presente en el pie y en la cantidad de rotación  posible en la cadera. La torsión interna, hace al pie aducto, y el paciente intenta compensar mediante la eversión del pie y / o por rotación externa en la cadera. Contrariamente, las personas con torsión tibial externa invierten al pie y giran internamente en la cadera.

Características clínicas: la torsión tibial medial (interna) es más evidente cuando los bebés empiezan a caminar, afecta a ambos sexos por igual, y a menudo es asimétrica.
La condición es bilateral en aproximadamente dos tercios de los niños afectados, y se asocia con metatarso aducto en alrededor de un tercio.

La torsión tibial medial unilateral, se ve con el doble de frecuencia en el lado izquierdo, que en el lado derecho. Los pies están rotados hacia la línea media, mientras que la rótula se mantiene en una posición neutra. El niño que presenta rotación tibial interna, puede presentar una marcha inestable y parecer torpe.

La torsión tibial lateral (externa) suele verse inicialmente, durante fines de la infancia o la adolescencia: a veces se detecta por primera vez cuando un adolescente se evalúa por un dolor patelofemoral. Esta a menudo es unilateral, y es más común en el lado derecho.

  • Staheli L. Rotational Problems in Children.  Journal of Bone and Joint Surgery. 1993. 75-a, 6: 939-48

diagnostico: 

El diagnóstico se basa en los hallazgos clínicos, otras investigaciones generalmente no son necesarias. El examen debe  excluir maniobras para descartar displasia de cadera. Los rangos de movimiento disminuidos de la cadera, del tobillo y la rodilla en varo o valgo,  puede provocar errores evidentes en la evaluación. Los estudios de imagen pueden ser útiles. Sin embargo, no todos los niños que se someten a una evaluación debido a problemas de torsión, requieren pruebas de imágenes.

Medición de TTI (ángulo muslo/pie) El paciente se coloca en decúbito prono, la rodilla flexionada a 90°, y el tobillo colocado en dorsiflexión / flexión plantar: neutral. Se trazan dos líneas, una por el eje del pie, y otra por el eje del muslo. El ángulo formado por su intersecciòn, se denomina ángulo muslo/pie, y se mide en el plano horizontal usando un goniómetro.

El valor normal del ángulo muslo-pie presente al nacimiento es aproximadamente de -15 grados (hablamos de ángulos negativos para la torsión interna) con límites normales entre –30 y +20 grados. A la edad de 3 años, el ángulo muslo pie es aproximadamente de +5 grados, con unos límites de normalidad entre –10 y +20 grados. 

 

  • Sang-yeop Shin. The Availability of Radiological Measurement of Tibial Torsion: Three-Dimensional Computed Tomography Reconstruction. Ann Rehabil Med. 2011; 35: 673-679.

La historia natural de la torsión tibial interna es la corrección gradual se produzcan durante dos a tres años. En el 90 % de los casos, la torsión tibial interna gradualmente se resuelve por sí sola, antes  de los ocho años de edad.

 

  

  • Beauchamp R.D. 'Doctor, My Son Walks Funny. A Guide for the Perplexed. Can Fam Physician. 1990; 36: 1575-1580.

Condiciones que pueden incluir derivación al especialista:  (1) mayor de ocho años de edad, (2) un niño con deformidad significativa o funcional, y (3) un ángulo muslo-pie de más de tres desviaciones estándar más allá de la media.

  • Staheli LT. Torsion—treatment indications. Clin Orthops 1989; 247:61-6.

Los estudios clínicos sugieren que el tratamiento no quirúrgico de la torsión tibial es ineficaz.

En un estudio prospectivo, controlado, de los niños con torsión tibial medial, el resultado para del grupo control sin tratamiento fue comparable con la de los recién nacidos tratados con férulas nocturnas.

Del mismo modo, la aplicación de las cuñas de zapatos no pudo reducir la intrarrotación de la marcha de los niños.

Sobre la base de estos estudios, parece que la mejora que se ha observado en bebés y niños que fueron tratados con diferentes técnicas era debido a la, rotación lateral espontánea normal de la tibia que se produce con el crecimiento y no a el tratamiento en sí.

Opina Staheli: 'Yo creo que cualquier tratamiento de la torsión tibial en el bebé o el niño es innecesaria e ineficaz'.

  • Staheli L. Rotational Problems in Children.  Journal of Bone and Joint Surgery. 1993. 75-a, 6: 939-48